Barcelona 23/04/2017 Sociedad. Diada de Sant Jordi.   FOTO DANNY CAMINAL

UN NUEVO DÍA DEL LIBRO

Mi consejo para este martes es que vayan a comprar un libro. Si, ya sé que el domingo fue Sant Jordi, el día del tumulto, las rosas caras, los libros con descuento, los enamorados de manual o de camuflaje, la marabunta y la gran fiesta del civismo… Pero permítanme que insista: mi consejo para hoy es que vayan a comprarse un libro… con ganas de leerlo.

Uno de los mejores eslóganes para nuestro Sant Jordi comercial, lo hizo el Gran Wyoming hace tiempo: “La compra del libro no exige su lectura”. Y así cada 23 de abril pasa lo que pasa. Listas de los más vendidos, rostros de escritores mediáticos y demasiados libros amontonados en las casas que apenas van a ser hojeados. Pero así es el mundo y el éxito cuesta mucho discutirlo. Por eso les lanzo este consejo: salgan a  comprar un libro hoy. Fuera de temporada. Fuera de la moda. Lejos de los ránkings. Uno que no sea ni reciente si quieren. Pero compren un libro para leerlo con devoción. Escuchen antes a su librero de cabecera si es que lo tienen. O a un amigo que no venga con la frase de “dicen que puede estar bien”, sino con la de “es lo mejor que he leído en mucho tiempo” o “este libro me ha cambiado la vida”. Si no tienen un prescriptor a mano, y creen que para alguien puede ser útil mi consejo, aquí van algunos de los autores que me siguen ganando el corazón año tras año, y que curiosamente algunos de ellos también transitan por estas páginas.

La primera es una mujer. Una vecina de contraportada a la que espero cada semana para ver que descubre en las rendijas de la cotidianeidad. Qué esperanzas, qué sentimientos, que máculas la acompañan en el diario de cada jueves en su viaje por la vida. El libro es de hace dos años y del que ya se habló mucho entonces.’También esto pasará’ editado por Alfaguara. Me siguen fascinando sus intuiciones, sus intenciones, sus pequeños paraísos de felicidad construidos en lugares mentales o físicos, tejidos entre dos o en la soledad del anhelo. Cómo crea y preserva sus tesoros, cómo los sigue amando aunque algunos de los barcos que los albergaban hayan sufrido algún naufragio. Me admira cómo combina el vitalismo radical con saber apreciar los decimales y las gamas de grises. Con Milena Busquets pasarán un buen rato. Te intuyo dueña de tu vida, Milena… solo sobrepasada (a veces) por la vida misma.

Hay otro vecino de este periódico que me fascina. No viene todas las semanas, y cuando lo hace se instala en el principal más que en este patio trasero. Se llama Jorge Wagensberg y tengo el honor de conocerlo y tratarlo como amigo. Compren cualquiera de sus libros de aforismos y gocen con cada uno de sus ingenios. Todos ellos son un buen inicio de conversación posterior. Y si prefieren el ensayo clásico, busquen su ‘Teoría de la creatividad’ que acaba de editar Tusquets. Estoy seguro de que me lo agradecerán.

En una Semana Santa encadené la lectura de Wagensberg con Enrique Vila-Matas y su ‘Kassel no invita a la lógica’, y las reflexiones de uno y otro sobre el sentido del arte, entender el mundo y ponerle humor a la cosa no pudieron ser más placenteras. Ambos consiguen hacer participes a los lectores de su goce intelectual. A Vila-Matas se lo recomiendo siempre y este año además con ‘Mac y su contratiempo’, de Seix Barral, consigue el triple salto mortal.  Compren un libro hoy para disfrutar leyendo sin ser detectados por el radar de las explosiones comerciales.

 

(Artículo publicado el martes 25 de abril en El Periódico)



error: Content is protected !!